martes, 30 de abril de 2013

Las primeras sociedades humanas: de la cultura paleolítica a la neolítica


Cómo comenzó a poblarse el mundo

Desde siempre, las personas han tratado de explicar cómo aparecieron los primeros hombres y mujeres sobre el planeta Tierra. Las respuestas fueron y continúan siendo diversas. Algunas explicaciones se basan en las creencias religiosas. Un ejemplo es el primer libro del Antiguo Testamento, llamado “Génesis”, donde se relata la creación del mundo y del hombre por obra de Dios. Otro ejemplo es el de los mayas, quienes explican que los dioses crearon a los hombres con tierra, madera y maíz.


Otras personas han explicado la aparición de los primeros hombres y mujeres desde el punto de vista científico. Aunque existen diferentes posturas, los científicos están de acuerdo en que todos los seres vivos somos el resultado de un largo proceso de cambios. Durante ese proceso, los individuos fueron desarrollando características físicas que les permitieron adaptarse al medio ambiente y sobrevivir. Esta explicación científica se conoce como teoría de la evolución y fue elaborada por el inglés Charles Darwin, en la segunda mitad del siglo XIX. Sostiene que los individuos mejor adaptados dejan mayor descendencia, lo que permite que esos cambios se impongan en una especie. Por las mismas causas, algunas especies se extinguieron completamente.

El origen del hombre

La conformación del primer Ser Humano es fruto de la conjunción de una serie de cambios a nivel físico, biológico y cultural, lo que se conoce como proceso de hominización.

Mira el siguiente video para conocer un poco más acerca de nuestra evolución



El siguiente texto te explica desde dónde y cuándo se empezaron a poblar los continentes:

Adaptarse a los cambios


Hace más o menos 3.000.000 de años, gran parte de nuestro planeta estaba cubierto por grandes masas de hielo acumulado, llamadas glaciares. La mayoría de los seres vivos habitaba las regiones más cálidas, como la zona que hoy llamamos África. En ellas, durante algunos períodos, solía haber muchas precipitaciones y las temperaturas eran muy elevadas.


A lo largo de los años, se produjeron, de manera muy lenta, cambios en el clima y en el ambiente. Las especies animales y vegetales tuvieron que adaptarse a esos cambios para poder sobrevivir.


Hace aproximadamente un millón y medio de años, los glaciares empezaron a derretirse y, entonces, los grupos humanos comenzaron a trasladarse a través de grandes distancias y pudieron emigrar desde lo que hoy se conoce como África hacia los actuales continentes de Europa y Asia.


Avanzando un poco más en el tiempo, hace unos 250.000 años, comienza la etapa más importante en el desarrollo de la humanidad. Los arqueólogos han encontrado restos humanos en Europa y el Cercano Oriente (Mesopotamia asiática) que tienen una antigüedad aproximada de entre 100.000 y 30.000 años. Estos grupos humanos construían una gran variedad de herramientas de piedra y fueron los primeros en enterrar a sus muertos.


En cuanto al continente americano, existen diversas teorías científicas que tratan de explicar cuándo y cómo se habitó. Los restos humanos encontrados en América son posteriores a los hallados en África, Asia y Europa. Este hecho permite pensar que el poblamiento de América fue más tardío. Una de las teorías, la más aceptada, sostiene que los primeros pobladores cruzaron por el estrecho de Bering desde Siberia, en Asia, hasta Alaska, en América, y luego avanzaron por el resto del continente americano.








Las sociedades paleolíticas


Durante un larguísimo período que comenzó hace 2.500.000 de años y finalizó hace unos diez mil, la preocupación fundamental de los hombres paleolíticos fue sobrevivir. Conseguir alimentos y defenderse de los innumerables peligros que los acechaban constituían sus principales tareas. Para alimentarse tomaban todo aquello útil que la naturaleza les brindaba: recolectaban frutos silvestres, raíces y semillas, y cazaban animales pequeños y también grandes, como mamuts y rinocerontes. Para atraparlos, descuartizarlos y extraer sus pieles fabricaron en piedra y hueso cuchillos, arpones, raspadores, lanzas, arcos y flechas. Con las pieles confeccionaban abrigos y rudimentarias viviendas que los protegían del frío. Los hombres se dedicaban a la caza y a la pesca por ser tareas peligrosas que requerían de gran esfuerzo, las mujeres a la recolección.

Como dependían de la caza y de la recolección de frutos, raíces, etc. y estos recursos cambian con las estaciones del año, estaban obligados a llevar una vida nómade. Cuando comenzaban a escasear los alimentos, levantaban sus simples viviendas o abandonaban las cuevas que les servían de refugio para buscar otros lugares donde abundaran animales y frutos. Es decir que, el hombre del paleolítico debía desplazarse para procurarse los alimentos.



A medida que sus actividades se fueron haciendo más complejas, fueron cambiando las formas de relacionarse. En un principio, sólo se reunían en hordas, unos agrupamientos fugaces, momentáneos, que constituían con el único objetivo de satisfacer las necesidades básicas de alimentación y defensa. Más tarde, la organización social se hizo más estable. Formaron clanes, integrados por 15 o 20 individuos que se consideraban descendientes de un antepasado común.


En circunstancias excepcionales, y para determinados fines -como atacar o defenderse de otro pueblo paleolítico- varios clanes se unían constituyendo una tribu. Los clanes se hallaban bajo la dirección de jefes guerreros que, presumiblemente, se destacaban por su fuerza o su destreza en la caza. 


También los hechiceros podían ser jefes: por sus conocimientos de las ceremonias mágicas eran muy respetados y hasta temidos por la comunidad. Estas ceremonias se relacionaban con las creencias de los hombres del paleolítico. En las paredes de algunas cavernas habitadas por ellos, se encontraron pinturas que representaban sus escenas de caza. En algunas de ellas aparecen bisontes, ciervos y caballos rodeados de hombres que les apuntan con sus lanzas, arcos y flechas. Se piensa que formaban parte de ceremonias con las que creían asegurar una buena caza en la vida real. También se encontraron pequeñas estatuillas de mujeres embarazadas talladas en piedra, marfil o hueso. Se las conoce como las Venus prehistóricas y se supone que estaban relacionadas con el culto a la fertilidad.


Los hombres paleolíticos creían en la existencia de una vida después de la muerte. Daban gran importancia a los ritos funerarios; enterraban a sus muertos y muchas veces junto a alimentos, armas y adornos. 

http://www.profesorenlinea.cl/universalhistoria/Prehistoria.htm
http://edu.jccm.es/cp/antoniomachado/cuadernia/prehistoria/index.html
http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/agrega/visualizar/es/es-ic_2010050913_9135101/false
http://www.enciclopedia-aragonesa.com/monograficos/historia/prehistoria/multimedia/animaciones/Paleolitico.htm
http://revistea.com/historia/prehistoria-cazadores-y-recolectores-del-paleolitico-como-vivian/

El control del fuego

Hace unos 500.000 años, los hombres lograron controlar el fuego. Con ello dieron un importante paso para emanciparse de su medio ambiente. Desde entonces, pudieron soportar las noches frías y penetrar en regiones que, por su clima, antes les estaban vedadas. Sus actividades no quedaron limitadas a los momentos en que el sol daba luz; con las llamas pudieron iluminar la noche y explorar las cavernas que les proporcionaban abrigo. El fuego ahuyentaba las bestias salvajes y permitió, por cocimiento, hacer comestibles sustancias que no lo eran en su estado natural. 

Al principio el hombre aprovechó y mantuvo los fuegos que encontraba encendidos, producidos por rayos o por otros agentes naturales. Observando y experimentando aprendió cuáles eran sus efectos. Más tarde, no se sabe con certeza cuándo, el hombre aprendió a producirlo. Alimentando y apagando el fuego, transportándolo y utilizándolo, el hombre se diferenció revolucionariamente de la conducta de los otros animales.

Cómo era el arte prehistórico









Prehistoria e Historia

Algunos historiadores afirman que la historia de la humanidad comenzó con la invención de la escritura, alrededor del año 3000 a.C., porque consideran que los estudios históricos necesitan de las fuentes escritas para conocer lo que sucedió en el pasado. Por eso, denominan PREHISTORIA al período anterior a esa fecha.

Sin embargo, otros historiadores, no están de acuerdo con este criterio y consideran que la HISTORIA comienza con las primeras manifestaciones de vida social. No aceptan la división entre PREHISTORIA e HISTORIA, afirman que si bien no se cuenta con textos escritos para conocer lo sucedido antes del año 3000 a.C., el pasado puede ser reconstruido utilizando otras fuentes como los fósiles humanos, los instrumentos fabricados por el hombre, las tumbas en las que enterraban a los muertos, entre otros.

En el siguiente video "Las huellas del pasado" podrás ver de qué forma objetos o restos permiten la reconstrucción de una parte del pasado remoto de la humanidad. Se consideran los aportes de la paleontología, la botánica, la zoología, etc., abordando ejemplos de distintos lugares del mundo.


Algunos ejemplos de fuentes arqueológicas






Consulta el siguiente enlace para conocer un poco más acerca de la arqueología y de cómo trabajan los arqueólogos

Haciendo un clic en este enlace podrás ver un comic o historieta que te cuenta cómo es el trabajo de los arqueólogos y acerca de cómo los restos materiales nos hablan de nuestro pasado:
http://www.monumentos.cl/common/asp/pagAtachadorVisualizador.asp?argCryptedData=GP1TkTXdhRJAS2Wp3v88hLGEYVSfNdqP&argModo=&argOrigen=BD&argFlagYaGrabados=&argArchivoId=2738


La evolución cultural del hombre


 El hombre es hombre en la medida en que modifica la naturaleza para satisfacer sus necesidades básicas, y toma conciencia de su acción, por medio del pensamiento. El hombre necesita comer, protegerse, abrigarse; para ello crea utensilios para cortar, raspar, armas para cazar, agujas para coser sus primeros abrigos de pieles, etc. Pero además de lo material, debe comunicarse con sus semejantes, porque el hombre es un ser social, que puede solucionar mejor sus problemas entre varios. Así se va creando un lenguaje compartido con un grupo de personas, que es cada vez más complejo: a las palabras que designan cosas materiales se le suman otras abstractas, que representan ideas, sentimientos, creencias. Con el contacto con otros grupos humanos, se intercambian conocimientos, se amplía su vocabulario, etc.
Llamamos cultura al conjunto de las producciones del hombre, englobando en las mismas todo lo que hace a su modo de vida, tanto en sus aspectos materiales como vivienda, vestimenta, utensilios, etc., como en aspectos más intelectuales: lenguaje, arte, ciencia, organización política, organización social, creencias, etc. Podemos decir, entonces, que todo grupo humano tiene cultura.
Cuando un pueblo permanece aislado o con poco contacto con otros pueblos durante mucho tiempo, sus producciones culturales se van diferenciando. Es por eso que muchas veces los arqueólogos hablan de “culturas” como sinónimo de “pueblos”, ya que los conocen a través de todos los aspectos materiales que evidencian la existencia de una sociedad desaparecida hace mucho tiempo.
El cambio es una constante en toda cultura, y siempre en cada sociedad hay tendencias favorables al mismo, así como también resistencias. El hombre progresa culturalmente en la medida en que se le presentan problemas y los resuelve; esto es, se produce una evolución cultural. También puede mejorar su modo de vida copiando inventos que otros pueblos han desarrollado, y adaptándolos a sus necesidades; así el progreso se da por difusión. Estos contactos se producen cuando los grupos se trasladan buscando mejores tierras, o persiguiendo animales para cazar, o cuando tienen producción suficiente de alimentos y buscan otros elementos para hacer más placentera su vida, y comienzan a comerciar, o cuando algunos hombres, por simple curiosidad humana, se ponen a recorrer el mundo para conocer nuevos lugares. Es por eso que los pueblos que viven en zonas muy aisladas tienen cambios culturales más lentos, porque todo lo tienen que resolver ellos mismos, en cambio los que tienen más contactos con otras sociedades pueden intercambiar muchos productos e ideas.


           Cuando el hombre debía dedicar prácticamente todo su tiempo a buscar alimentos, su vida era mucho más difícil porque estaba más desprotegido frente a los peligros que le presentaba la naturaleza; se debía trasladar muchos kilómetros para cazar o recolectar frutos, hojas o raíces comestibles y por ello cambiaba su vivienda de lugar varias veces al año. A quién no tiene vivienda fija se le llama nómade.

 En el momento que aprendió a criar los animales que necesitaba para su consumo, sólo se trasladaba cuando se le terminaba el pasto para alimentarlos. Se transformó en “pastor”. Al permanecer más tiempo en un mismo lugar pudo observar el ciclo de vida de los vegetales, y aprender a cultivarlos. Cuando se tiene una agricultura no muy desarrollada, es decir, cultiva sólo algunos vegetales, pero no se los riega ni se los abona para que crezcan más rápido y mejor, se dice que se tiene una “agricultura incipiente”.
El progreso técnico en la agricultura (riego artificial, fertilizantes, preparación del terreno en forma especial) logró mayores cosechas, y ya no debieron trasladarse obligatoriamente  en busca de alimentos: se hicieron sedentarios.
Se empezó a cultivar más de lo necesario para alimentarse, a fin de guardar por si un año fallaba la cosecha, o para alimentar a los desvalidos, por lo que se produjo un excedente económico que permitió tener cierto tiempo libre. En ese tiempo se pudieron inventar más cosas de las que antes resultaban indispensables para la vida, y las pequeñas aldeas pudieron crecer en número de habitantes, para convertirse en pueblos y más tarde en ciudades. Para ello debió ser necesaria cierta organización, y entre los habitantes se destacaron líderes que se dedicaron a dirigir y a pensar, empezando a valorizar más esta actividad que el trabajo puramente manual. Así surgieron tanto la división del trabajo como las clases sociales, de acuerdo con la tarea que debía realizar cada grupo de la sociedad. El hecho que hubiera una clase social dedicada a pensar (ya sean religiosos, científicos, legisladores, etc.) permitió que el progreso avanzara más rápidamente y la organización política diese paso al Estado.
Cuando una sociedad tiene organización política, económica y social suficientes como para vivir en ciudades, estamos hablando de una civilización. La palabra “civilización” proviene del latín “civitas”, que significa “ciudad”, y, de un modo global, se refiere a la totalidad de las características culturales que esa sociedad tiene: idioma, religión, arte, arquitectura, literatura, organización económica, social y política, costumbres, etc. En general, cuando una sociedad llega a tener características tan complejas, también tiene una forma más segura y eficiente de transmitir sus conocimientos, que es a través de la escritura. Pero como la evolución cultural no se da de la misma forma en todas las sociedades, en algunas pueden haber desarrollado unos elementos considerados imprescindibles para la vida y en otras no, sin ser por ello inferiores ni superiores.








viernes, 5 de abril de 2013

Climas y Biomas de la Tierra

Diferencia entre tiempo y clima:

Muchas veces escuchamos "El clima para mañana se presentará bueno, con cielo despejado y temperatura en ascenso". Eso NO ES CORRECTO. Existe una gran diferencia entre lo que es TIEMPO y lo que es CLIMA.

El CLIMA es el conjunto de valores normales para una determinada región. Es decir, el promedio a lo largo de muchísimos años, de temperatura, humedad, presión atmosférica, precipitación, etc.

En cambio, TIEMPO se refiere a las condiciones de temperatura, humedad, presión, etc., presentes en un momento determinado. Estos valores suelen diferir de los normales. El pronóstico que se difunde se refiere a los cambios del tiempo y NO del clima.

Un cambio climático sería, por ejemplo, una glaciación.

Consulta los siguientes enlaces para saber más acerca del tiempo y del clima y de los diferentes tipos de clima que existen en la Tierra.
También puedes consultar los siguientes mapas:

En el siguiente video conocerás las diferentes zonas climáticas de nuestro planeta
¿Cómo elaborar un climograma?



Biomas de la tierra


Haz clic en los siguientes enlaces para conocer más acerca de los biomas:
http://www.eduteka.org/pdfdir/Biodiversidad04A.pdf
http://e-ducativa.catedu.es/44700165/aula/archivos/repositorio//1000/1010/html/1_grandes_biomas_de_la_tierra.html
http://www.librosvivos.net/smtc/PagPorFormulario.asp?idIdioma=ES&TemaClave=1189&est=1
http://www.tecnun.es/asignaturas/Ecologia/Hipertexto/05PrinEcos/120BiomTer.htm